lunes, 30 de diciembre de 2019

A las gráciles mujeres de mi país

Tus gráciles mujeres, tan humanas
a quienes debo indemne mis amores,
en tu terruño fiel son bellas flores,
buenas esposas, sublimes hermanas.

Son parte de un país de alma mestiza,

con trenzas de tabaco vueltas poma
que muestran arrebol sobre su axioma
así como una planta en hortaliza.

El aire danzarín de su figuras

en foro se presentan suavemente,
cual rama virginal e iridiscente,
constancia y tradición de las culturas.

He visto el menoscabo a sus personas

y tengo una opinión respecto a ello:
¡si vieran el misterio de lo bello
que esconden sus pupilas juguetonas!

Avísenle a mi ser bajo sus mantos

que enhebran la bastilla con soltura,
son pechos de mamey y sus cintura
perímetro de todos sus encantos.

Da gusto vislumbrar a cada día

el verlas caminar como en antaño,
pasitos de vaivén, las acompaño;
permítanme ofrecer mi cortesía...

Aspiro con un gozo estacionario

el néctar de su piel apiñonada,
¡y entiendo a más de una enamorada
de aquel juglar que exorna su vestuario!

Son gráciles e incólumes sus bocas

de suave paladar en que despliego
mi examen nocturnal y veraniego
frutillas con licor, ¡las hay muy pocas!

Su velo provincial es la minuta

de un tiempo deteniéndose al instante,
¡no hay cosa parecida o semejante
que enfrente esta verdad tan absoluta!

Mantengo esa actitud, es mi esperanza

de ser testigo fiel a lo que incito,
¡mujer de mi país te felicito
por ser al día de hoy mi semejanza!

Y a mi visión confieso claramente

que Helguera las pintó en un calendario,
con porte juvenil y temerario...
¡quizá con una flor sobre su frente!

Quisiera que por siempre lo descrito

se amolde a lo que dijo el gran Velarde,
feliz esperaré si por la tarde
se visten con su falda hasta el piecito.

Más no me sentiré tan condenado

si salgo por las seis de la mañana
y miro a una mujer que con su hermana
ya vuelven con el pan azucarado.

Así las miraré, tiernas mujeres

silueta de cristal y adamantina,
su gracia es provincial, tan campesina...
¡que encarnan el pudor de los ayeres!


Corazón de Jaguar ©


lunes, 9 de septiembre de 2019

Una escena de cortejo


Cuando me venga el desgano
de lo que no pudo ser,
tu inveterado poder
me tomará de la mano.

Y me verás a los ojos
como si fuera un jardín
hasta que pruebes al fin
el sueño de tus antojos.

Como lo dicta la historia
de la doncella feliz,
te quedará cicatriz
de aquella escena ilusoria.

Y dormirás como aldaba,
en pudibunda verdad…
¡sublime en la eternidad
que te dirá enamorada!

¡Ese cariño que inunda
tu vértice de coral
es delicado cristal
que a tu belleza fecunda!

¡Ay tu cabello castaño
que oprimes con precisión
al pecho y al corazón
cuando te anhelo y te extraño!

Me vuelvo Tezcatlipoca
y en tu figura cortés
de la cabeza a los pies…
¡mi palma indemne te toca!

Ya embelesada por ello
sujetarás un cordel
y me darás aguamiel
mientras me besas el cuello…

¡Oh Xochiquétzal preciosa
que tu vestido jazmín
reluce desde el Tajín
hasta la cuenca lluviosa!

En tu boquita acendrada
la ofrenda del azafrán
te rinde un culto galán
por verte aquí desposada…

He de clavarme una espina
y descubrir al quetzal
que adorna el manto nupcial
en el que posas divina…

¡Y en esta escena al cortejo
donde imagino tu tez
con tu sutil doncellez
este poema te dejo!


Corazón de Jaguar ©

miércoles, 5 de junio de 2019

Inocencia

Yo quiero descubrir tus ilusiones
y ser el que primero se adelante
al ángulo festivo y rebosante:
¡alcanzo tu esplendor a borbotones!

Tu frente fidedigna a las visiones

me dice que tu amor vivificante
es dulce y su licor manifestante
responde a mis ardientes peticiones.

¡Oh gusto del oriente cremesino

que tienes en tu mente enamorada,
de jade su color y lo perlino

es música de ambiente, "La Alborada";

y aroma de inocencia es el destino
que arranca tu suspiro, delicada!

*


Adoro contemplar tu sutileza,

la misma cobra gozo tras la tinta,
¡oh plano de inocencia que indistinta
te adorna con laureles la cabeza!

Ya tenue permaneces, ¿quién diría?

yo mismo me sorprendo entre los fardos
¡más quieran bien los brotes de los nardos
abrir tu corazón de noche y día!

Y gózate querida pues te veo

sentada de perfil como sabina,
¡más llevas tu inocencia pueblerina
al punto de aclamarme: "mi deseo"!

No alcanzo a comprender lo que figura

ni deejo de insistir con fino toque:
¡sabrás por la llovizna de un Tlaloque
que anhelo martillar tu floritura!

¡Más ay con tu inocencia peregrina

que emula de Mayáhuel su leyenda,
se adapta sin error y sin contienda
al plano de tu esencia femenina!

¿Qué sigue en el crisol figurativo
escrito y subrayado como prosa?
tu ofrenda en flor, la présaga vistosa
que escucha mi cuarteto persuasivo.

¡Y sigue demostrando tu paciencia
que mientras haya vida la esperanza
dirá con panegírica templanza:
"no alejes el candor de tu inocencia!

Corazón de Jaguar ©
Poema de mi libro "De Jade y Oro"

miércoles, 17 de abril de 2019

Sobre mi libro: "De Jade y Oro"



Si bien, "De Jade y Oro" representa mi primer proyecto literario cumplido, debo decir que no fue sencillo llevarlo a la realidad. Se necesitaron cinco años de trabajo, selección y corrección de poemas para que pudiera ser registrado, editado y publicado.

Esta obra se caracteriza por mostrar la faceta romántica que caracteriza mi estilo. Debido a ello, los poemas que ahí se encuentran tienen mayoritariamente ese tipo de inspiración. Con esta obra pretendo reencontrar al lector con el sentimiento propio del amor que se manifiesta en el arte del cortejo, algo que con el paso del tiempo se ha ido perdiendo. Otro elemento importante dentro del libro, es su alto contenido simbólico. Muchos de los poemas hacen referencias específicas a personajes, deidades o escenarios que forman parte de la cultura del México prehispánico, por lo que he dejado constancia desde que el lector tiene el libro en sus manos. La portada, en su totalidad, muestra la riqueza cultural y milenaria de esa época evocando el poder de la palabra y cómo puede influenciar e incluso transportar al lector a aquello que se le está describiendo en el poema.

Y claro, el sello distintivo del libro es mostrar la belleza de la poesía en sí misma, por ello me permito citar la última parte del prólogo que dice:

"Este libro representa en su conjunto una oda a la propia poesía y un reconocimiento a la literatura modernista, pero, sobre todo, un anhelo de esperanza por retomar el camino de la pasión cuando se ama verdaderamente a otra persona, un camino que muchas veces se olvida o se aleja de él, pero que siempre está ahí, listo para ser retomado y avivar la llama del amor, el sentimiento por excelencia que nos permite vivir las más bellas y satisfactorias experiencias".

En definitiva, "De Jade y Oro" representa no solo un viaje por la poesía romántica, es también una invitación al lector para sumergirse en su lectura y hacerse partícipe de lo que ahí encontrará, adaptando los poemas a una experiencia propia y así poder sentirse identificado(a) con los elementos expresados en los poemas. Una experiencia que deseo que cada lector(a) pueda experimentar.